viernes, 31 de marzo de 2017

El viejecito azulgrana



Si me preguntaran  algo sobre el equipo de fútbol de Boedo, San Lorenzo de Almagro, en la década del sesenta, asociaría los recuerdos de  mi niñez, con la pasión de mi viejo por su club  y la presencia de un antiguo cuadro de no más de veinte centímetros por veinticinco, que mostraba a un anciano de cabellera blanca con una bata rayada de colores rojo y azul, hasta  los tobillos. Estaba colgado sobre la pared donde mi padre tenía un antiguo aparato transmisor ya que su pasatiempo favorito, era ser radioaficionado. Y las pasiones siempre tienen un lugar en la casa.
Y juro que creí que ese cuadro era mágico; por un lado porque la fisonomía del hombrecito era similar a la de Papá Noel ,pero sin el gorro rojo, y por otra parte  porque cuando San Lorenzo goleaba a su adversario, mi papá nos compraba merengues de crema chantilly para festejar. Claro que la magia y los regalos se acababan cuando “ El ciclón” perdía y entonces mi viejo daba vuelta el cuadro, como dándole la espalda hasta el próximo partido. Él decía que era una cábala.  Yo no sabía muy bien de qué cosa se trataba hacer esos sortilegios, pero al domingo siguiente el equipo vencía o empataba. Hasta que volvíamos a perder y entonces era seña de que se había acabado el hechizo. Muchas veces me subí a una silla a escondidas para darle un beso al viejecito del cuadro, no me gustaba que estuviese en penitencia y era mi forma de acompañarlo. Alguna vez percibí que tenía intenciones de hablarme, no entiendo mucho de ensoñaciones, pero creo que fue él quien me enseñó algunas cosas interesantes. Así fue como aprendí a pronunciar Scotta en vez de bizcochos, Albrecht y Telch antes que los nombres de las calles que circundaban mi casa y supe discutirle a quien se me cruzase que el lobo de Caperucita se apellidaba Fischer. También aprendí  que había un jugador de apellido Sanfilippo al que le decían “el Nene”  y que llegó a ser el máximo goleador del equipo que mi papá amaba. Siempre fue mi duda cómo un nene jugaba con los grandes y mi viejo se reía a carcajadas en vez de explicarme.
Con el tiempo me enteré  acerca de las distintas formas en que habían apodado a San Lorenzo: “El Ciclón”  “Los cuervos” “Los Gauchos de Boedo”,  “ Los Santos”, “Azulgranas”,  “Carasucias” y otros. Pero el que más me gustó fue el de “Los cuervos” porque  aunque el apodo era por el cura salesiano Lorenzo Massa, yo imaginaba que los pájaros negros que sobrevolaban mi casa, los domingos,  tenían sus nidos en la cancha y que el aletear en bandada era el saludo al viejito del cuadro.

Aún conservo esa caricatura en forma de retrato, y aunque ya no soy niña, creo que la pasión por san Lorenzo está ahí, intacta. Como esas cosas que no hacen falta explicar porque vibran con solo contarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario