miércoles, 16 de mayo de 2018

Falacia inmortal

El tiempo
dilata
los instantes
o los contrae
a la medida
de cada uno.
El tiempo
nos captura
nos exprime
nos engaña
nos abandona...
Dime viajer@:
¿cómo deshojas
la huella
de la esperanza?
Muere el instante
la noche
el día
el alba
para florecer
inextinguible
mañana.
Más allá de eso
es necesario
un trozo de falacia
en las fauces
de la propia fragilidad
para adormecer
la muerte
e invocar
a algún sueño
que nos mantenga vivos
porque sí,
así, sin más.

sábado, 5 de mayo de 2018

Un cuento en quince palabras- Paradoja



El arquitecto cometió el error de construirnos efímeros con deseos de eternidad. Así nos entretuvo...

miércoles, 2 de mayo de 2018

Misterios y prodigios ( el privilegio de la Tota)

Misterios y prodigios ( el privilegio de la Tota)
Llovía fuerte, era una tarde de poca esperanza para el partido de práctica. La cancha embarrada y el agua que caía impiadosa, sin miras de amainar, nos negaba la posibilidad de cualquier juego al aire libre. Igualmente mis hermanos quisieron ir al Club, y como esas cosas que impone el destino, no tuvieron otro remedio que llevarme porque yo había llorado toda la mañana de aburrida.
Con evidente fastidio mi hermano mayor tironeó de mi hasta llevarme a mil por hora por la calle de tierra. Mis botas de lluvia eran poderosas, no solo permitían que mis pies húmedos navegasen dentro de ellas, sino que además eran como las de los pibes del club. No había distinciones, y esa característica me daba la certidumbre de que en algún momento se jugaría un partido con botas de goma, y yo tenía mi par. Claro que nunca sucedió, pero las ilusiones son como esa calesita cuyo calesitero es el mago que nos dará la sortija.
Yo hablaba y hablaba acerca de mis derechos y de que si jugaban adentro del salón principal me dejasen hacer de aguatero. Pero, mi hermano me dijo muy serio mirándome a los ojos “ Hacé como la Tota, acompaña en silencio” . Y claro, quién no sabía quién era la Tota, todos sabíamos que era la madre del “barrilete cósmico”, la madre de “D10S”, y que me comparase con ella hizo que mi boca se cerrara.
La verdad es que nunca se sabe cómo se mezclan un óvulo con un espermatozoide de un genio del fútbol. Aún hoy me gusta pensar que es una danza en el misterio donde hay alguna pelota que se cuela en el momento de procrear, como si fuese una relación de tres para dar vida a un ser especial.
En aquél momento también pensaba que ser un prodigio era uno de los misterios humanos imposibles de dilucidar. Pero, la niñez es ese libro que hace posible lo imposible y que juega a la verdad con una mentira.
El caso es que fue una tarde diferente, los pibes estaban malhumorados. La única pelota con la que contaban para jugar adentro, en un salón de apenas veinte metros cuadrados, no aparecía. Y es más, no apareció. Yo permanecí callada, como me pidió mi hermano, y de tanto en vez hablaba sola sin que nadie me escuchase, o mejor dicho, sé que alguien me oía. Y mientras acariciaba mi capa de lluvia, hinchada de embarazo futbolero, traté de que no vieran que mi panza escondía la redonda. Cuando llegó la hora de irnos a casa, fui corriendo al baño y dejé la pelota que estaba en mi poder adentro del lavamanos. Y me fui chapoteando la esperanza de haberle hecho cosquillas a mi prodigioso embarazo, como la Tota, después de todo ella fue la primera que lo sintió al D10S patear.
Ana Caliyuri
escritora

sábado, 28 de abril de 2018

Reflexiones otoñales


Uno compila los instantes a la medida del hoy, pero de pronto cae en la cuenta de un ayer próximo, uno remoto y hasta uno lejano que nos habla al oído de uno mismo. Y el velo que cubre los días, como en otoño, se diluye, cruje y se deshace, y se empeña en rearmar el sentido de quienes hemos sido, de cómo hemos mutado y cuánto vale ese ser que fuimos. Y se reconoce parte de la historia, del dolor, de lo no dicho y se recuerda joven y humana, sensible, y hasta flor de raíz perenne con ideas libres. Uno compila la vida y la vida nos muestra todos los aspectos, todas las formas, todas las lenguas que alguna vez moldearon el hoy, el mío, el tuyo, el nuestro sin eufemismos.

martes, 24 de abril de 2018

Risas en el anonimato


Uno a veces cree que el buen humor es algo que poco a poco se pierde, sobre todo en tiempos en que las hostilidades están jugando sus mejores partidas en las mentes y las vidas de las personas.
Como sea, andamos por aquí, por este mundo y el propio barrio, cruzándonos en las aceras del anonimato, prendidos al instante que muere, sin mirarnos unos a otros, más allá de un intercambio fortuito. Cosas que suceden en las ciudades, como un puente roto que de tanto en vez nos permite pasar por la orilla de otras almas, y luego hay que remar las desconfianzas para hacer algo más o menos humano.
Estaba en mis quehaceres “letriles” cuando una voz con sonido aumentado, como si proviniese desde un megáfono, llamó mi atención.
Agudicé mí oído lo más que pude para escuchar mejor, pero los recuerdos que acudieron fueron más fuertes y me transportaron a la niñez, más precisamente a los oficios de aquellos hombres que para ofrecer sus productos, voceaban por las calles. En mi mente aparecieron imágenes de los vendedores ambulantes de antaño, como el lechero que con un carro tirado por caballos traía la leche fresca en unos tarros de aluminio de cincuenta litros, cada familia compraba lo necesario con su propio recipiente: ollas, jarras, etc. También recordé al colchonero o cardador al que se le entregaban los colchones cuando la lana que contenían se había apelmazado, o al afilador de cuchillos que tocando la armónica ofrecía sus servicios de afilar cualquier instrumento cortante, y me acordé de mi madre sacando a relucir sus tijeras de modista para entregárselas.
Sonreí con añoranza, tuve ganas de pasear en monopatín entre los rosales del jardín de la casa de Elvira y Luis o de jugar a las payanas en el umbral de la casa de Clementina, o de hojear las historietas de Pelopincho y Cachirula, o la revista Billiken, o leer las aventuras de Nippur de Lagash, mi favorito junto con Dax, los personajes creados por Robin Wood.
La voz del megáfono me sustrajo de los recuerdos, la sentí muy cerca a la puerta de mi casa “vendo cebolla, señora, zanahoria, papa limpia”. No pude eludir mi curiosidad, tenía deseos de ver de quién se trataba, como si de ese modo fuese posible revivir al verdulero ambulante, Giacomo. Venía los martes y jueves por el barrio con una vieja camioneta blanca. Se paraba sobre la caja, y sobre un cajón de madera apoyaba su balanza estilo imperio con los dos platillos,las pesas de bronce las acomodaba de mayor a menor y procedía al pesaje de las verduras frescas que le compraban. Era casi mágico verlo trabajar porque además usaba los platillos de bronce para acompañar una vieja canzonetta italiana.
Salí a la vereda, el primer impacto fue fuerte, no era un verdulero, ni siquiera un megáfono. Un muchacho alto con un cono color naranja en su boca era quien imitaba a los vendedores ambulantes, provocando la sonrisa de quien con él se cruzase. La memoria de la niñez es poderosa. La memoria colectiva toca resortes de las emociones que nos unen, con hilos de encanto y puntada invisible, a veces con simples cosas.
Pispié curiosa hacia donde se dirigía el muchacho y vi que nos metros más adelante iban caminando unos obreros con igual vestimenta que la de él. Llevaban también conos anaranjados que servirían para canalizar el tránsito vehicular, dado que estaban arreglando los baches de la esquina y habían cortado el paso.
Me quedé pensando de lo que es capaz de hacer el buen humor en nuestras vidas, cuando nuevamente nos sorprendió la voz de megáfono “ por ahí no señora…cruce por la esquina, vendo consejos, vendo”. Todos volvimos a sonreír al ver que una señora que intentaba cruzar la avenida a mitad de cuadra, retrocedió.
Este siglo tiene perlas que vale la pena ver, un toque de buen humor nos puede cambiar el instante, y qué es el día ,sino la suma de los aconteceres que somos capaces de sentir cuando estamos despiertos de corazón en el momento justo para disfrutarlo.

lunes, 2 de abril de 2018

Como el chicle



La memoria es un puente, me dije, al momento de intentar recordar el nombre de un chicle que comía en la niñez. ¿A quién le podría interesar la marca comercial de esa antigua goma de mascar? Bueno, no siempre hay que recordar grandes sucesos, a veces la mente divaga por otros lares. Quizá la razón radica en que soy vetusta y empiezo a hacerme cargo de aquello que conformó la niña que pelea dentro de mí para no irse. El caso es que “guglié” a piacere, con un cierto grado de perseverancia, buscando ese bendito chicle, que en el kiosco de Pirulo estaba en el mismo estante de los caramelos media hora y de los chocolates aireados. Todo se compraba por chirolas. Cuando nos poníamos densas ( en los juegos con mis primas) mi madre, depositaba unas monedas en nuestras manos y corríamos a la esquina como si el misterio del existir estuviese en esa carrera.
Mi mente podría haberse quedado conforme con las cientos de imágenes de chicles de antigua data que  me ofreció internet, pero yo busco ese que tenía una especie de canaleta que lo dividía en dos, envuelto en papel color rosa y que tenía la característica de no estirarse demasiado por lo cual se podían hacer pocos globos. Compraba ese  porque se parecía a los caramelos y en caso de tragarlo, no sentiría que eran los últimos minutos de vida. Me divierte mucho escribir esto porque los de mi generación han de recordar la advertencia: no te vayas a tragar el chicle, como si en tal caso se pegasen los intestinos conformando una maraña de no sé qué cosa produciendo una obstrucción mortal. Pienso en la inocencia de creer todo sin el menor lugar a la duda, o sí, porque todos alguna vez nos tragamos esa goma mágica y no pasó nada. Y me dio por pensar de que la niña que pelea por permanecer a mi lado, a pesar de tener conocimiento del siglo que transitamos, sigue creyendo en que la eternidad es un instante en que el corazón cree alegremente en que es posible romper los designios del destino, sin el menor lugar a dudas, como el chicle…

jueves, 29 de marzo de 2018